Instalación GLP (autogas) en coche

¿Qué es el gas licuado del petróleo (GLP)?

El GLP, Autogás o gas licuado vehicular es el combustible alternativo más usado en todo el mundo aunque hoy en día es desconocido por muchos usuarios.

Se compone de una mezcla de gas propano y butano que ha de almacenarse a una presión que lo mantenga en estado líquido.

Este combustible, al igual que ocurre con la gasolina y el diesel, es de origen fósil, con la salvedad de que se encuentra disponible en grandes cantidades por todo el planeta. Debemos añadir que sólo funciona en los vehículos de gasolina.

¿Por qué instalar GLP (autogás) en su coche?

Existen muchas razones por las que le recomendamos instalar GLP en su vehículo.

La primera de ellas y, seguramente, la más importante para los usuarios, es la disminución en el gasto de combustible ya que este gas es mucho más barato que la gasolina.

Las mejores marcas del mercado

instalación GLP en coches

Contacte con nosotros, estaremos encantados de asesorarle en lo que necesite

Más información

En la actualidad, el precio ronda la mitad del precio de la gasolina por litro. Además, las emisiones de gases a la atmósfera son mucho más reducidas e inocuas que en los coches que utilizan combustibles tradicionales, ya sea gasolina o diesel. De hecho, se ven disminuidas hasta en un 95% en muchos casos como por ejemplo, en las de óxidos de nitrógeno y en las de dióxido de carbono.

Beneficios de tener GLP en su coche

Si decide poner su coche en nuestras manos para que le instalemos GLP podrá obtener beneficios al instante.

Además de las ventajas ya comentadas anteriormente, el precio de su vehículo se verá revalorizado automáticamente. Su vida útil se verá mejorada ya que estimamos que los motores que usan este combustible funcionan sin problemas cientos de miles de kilómetros más.

Por si fuese poco, con un tanque de Autogás tendrá mucha más autonomía y el coche resultará un 50% más silencioso.


Proceso necesario para instalar GLP en un coche

Para adaptar un vehículo ha de llevar su coche a un taller instalador oficial homologado como nosotros. Una vez tengamos su coche de gasolina en nuestras manos procederemos a la instalación del kit GLP.

Lo primero que hacemos es colocar un nuevo depósito adaptado a este combustible y en él, una multiválvula que permite la entrada del gas y bloquea la salida. Posteriormente, colocamos un reductor que se encarga de convertir el gas a un estado líquido, permitiendo así que el motor se pueda alimentar de él. Una electroválvula de seguridad asegura el cierre del circuito al apagar el motor.

A continuación, procederemos a la instalación de un filtro que evita el paso de las impurezas y los residuos aceitosos. Por último, una centralita de control conectada a la del vehículo, gestiona la correcta cantidad de gas inyectado.