Todo sobre los amortiguadores

¿Qué son los amortiguadores?

Los amortiguadores del vehículo son primordiales en la seguridad activa del vehículo. Protegen de golpes, impactos y vibraciones tanto a los pasajeros como al resto de elementos del automóvil.

Este dispositivo forma parte del sistema de suspensión de distintas clases de vehículos como automóviles, motocicletas y aviones, controlando los movimientos para convertir la energía cinética en térmica. Se encuentra entre el chasis y las ruedas del vehículo en cuestión.

Tipos de amortiguadores

  • Hidráulicos: No requieren mantenimiento y son los que mejor trabajan a elevados niveles de presión. Constan de un pistón dentro del cilindro donde fluye el aceite de un extremo a otro del amortiguador.
  • Hidráulicos con válvulas: El aceite no circula por los orificios sino por unas válvulas que hacen los vuelven más suaves y eficaces.
  • De doble tubo: Funcionan con dos cámaras por las que circula el aceite si son presurizados, o aceite y gas si no lo son. Al ser más cortos y tener menos fricción, resultan ideales en situaciones extremas como grandes baches.
  • Monotubo: En este caso, cada una de las cámaras recepciona un componente: gas o aceite. Entre ambas se encuentra un pistón flotante y dependiendo de la presión a la que estén expuestos se puede regular la dureza y frecuencia.

Síntomas de una avería en los amortiguadores

Cuando el amortiguador está demasiado rígido, aunque haya un aumento de la estabilidad, se reduce el confort, mientras que si está demasiado blando podemos perder el control del vehículo. Por eso es tan importante mantener los amortiguadores en buen estado.

Para mantener los amortiguadores en buen estado, resulta importante realizar una revisión cada 50.000 kilómetros aproximadamente, pues es habitual que estos vayan perdiendo su eficacia con el paso del tiempo y de manera gradual, por lo que el conductor en muchas ocasiones no se da cuenta al adaptarse progresivamente al cambio de comportamiento de su vehículo.

  • Desgaste de los neumáticos: si ocurre de forma irregular a pesar de mantenerse unos niveles de presión constantes, lo más probable es que haya un desajuste en la suspensión.
  • Vibraciones en el volante: sobre todo si se produce al frenar en una curva, el amortiguador delantero del lado exterior o su correspondiente ballesta estarán en mal estado.
  • Cabeceo: si la parte delantera del vehículo baja en exceso cuando frenamos enérgicamente y vuelve a su posición posteriormente, los amortiguadores y/o los muelles están muy desgastados.
  • Rebote: Si al rodar, la rueda rebota sobre la superficie de contacto, hay que cambiar los amortiguadores. También se puede comprobar presionando sobre la carrocería: si rebota más de una vez, hay que acudir al taller mecánico.
  • Inclinación excesiva: Cuando al girar notamos que la carrocería se inclina demasiado, es necesario revisar el sistema hidráulico, la barra estabilizadora y los muelles.

Centro de preferencias de privacidad

    Necessary

    Las cookies necesarias son absolutamente imprescindibles para que el sitio web funcione correctamente. Estas cookies garantizan las funcionalidades básicas y las características de seguridad del sitio web, de forma anónima.

    gdpr [consent_types] - Esta cookie está configurada por el complemento GDPR de WordPress. Se utiliza para almacenar el consentimiento de los usuarios para utilizar cookies. Duración 1 año

    gdpr [allowed_cookies] - Esta cookie está configurada por el complemento GDPR de WordPress. Se utiliza para almacenar las cookies permitidas por los usuarios registrados y los visitantes del sitio web. Duración 1 año

    gdpr [consent_types] , gdpr [allowed_cookies]

    Advertising

    -

    Analytics

    _ga - Esta cookie es instalada por Google Analytics. La cookie se utiliza para calcular los datos de visitantes, sesiones y campañas y realizar un seguimiento del uso del sitio para el informe de análisis del sitio. Las cookies almacenan información de forma anónima y asignan un número generado aleatoriamente para identificar visitantes únicos. Duración 2 años

    _gid - Esta cookie es instalada por Google Analytics. La cookie se utiliza para almacenar información sobre cómo los visitantes usan un sitio web y ayuda a crear un informe analítico de cómo está funcionando el sitio web. Los datos recopilados, incluido el número de visitantes, la fuente de donde provienen y las páginas visitadas de forma anónima.

    _gat_gtag_UA_90658667_1 - Esta cookie es instalada por Google Analytics.

    _ga, _gid, _gat_gtag_UA_90658667_1

    Otras

    -